La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



lunes, 28 de septiembre de 2009

El revólver Llama "Piccolo".



Sobre el año 1987, el SVA adquirió una partida de revólveres Llama “Piccolo” con la intención de dotar a su personal terrestre que por aquel entonces disponía de pistolas nacionales del calibre 9 corto. Algunos de estos revólveres fueron facilitados a personal marítimo, como los Observadores de Vuelo, Brigadas Móviles y Jefes de Embarcaciones.

Con el “Piccolo”, la casa Llama-Gabilondo y Cía, S.A. de Vitoria, uno de los grandes fabricantes españoles del siglo XX especializado en armas cortas, conseguía remozar su anterior revolver de 2 pulgadas, el “Scorpio”.




El “Piccolo” que vio la luz a comienzos de la década de los ochentas, se podía adquirir por aquellas fechas por unas 27.000 pesetas, y era un bello revólver de 2 pulgadas inspirado claramente en el Colt “Lawman”. Su presentación era la de acero pavonado con cachas de madera, y que yo sepa solo se fabricó en el calibre .38 Especial. Era un revólver de pequeño tamaño y discreto peso, destinado a servir para defensa personal o arma de respaldo como se conoce actualmente. Se podía portar cómodamente oculto en una funda interior en la cintura o incluso en una tobillera, con la ventaja de ser un arma que podía llevar seis cartuchos del calibre .38 Spl. en vez de cinco, como era lo habitual en los revólveres de este tamaño.

Su acabado era aceptable, y con una limpieza adecuada el arma podía mantenerse durante mucho tiempo en perfectas condiciones. Lo digo con conocimiento de causa pues el que escribe estos párrafos dispuso de uno de estos revólveres durante algunos años, y cuando lo entregó el arma se conservaba como el primer día. Una de las características que distinguían a este revólver, era su llamativa mira delantera de gran tamaño, que permitía encarar el arma rápidamente y que a la vez era roma para que evitar enganches en la cartuchera facilitando el poder desenfundarla sin problemas. Su mira trasera era una simple hendidura en la parte superior del armazón, nada de alza regulable, pues un dos pulgadas en principio no es un arma para hacer puntería, ya que está destinada a disparar a distancias cortas. La palanca de desbloqueo del tambor estaba inspirada en los modelos de la casa Colt, se accionaba con facilidad permitiendo abatir el tambor hacia el lado izquierdo para cargar el arma. El tambor en funcionamiento giraba hacia la derecha.


El revólver disponía de seguro automático, y en su parte trasera, un tornillo permitía regular la presión del gatillo a voluntad.

Las armas Llama no pretendían competir en acabado con fabricantes como Colt o Smith & Wesson, su baza residía en su favorable relación costo/eficacia que las hacían muy competitivas en aquellas fechas, incluso en mercados tan exigentes como el norteamericano. Un campo en donde los revólveres Llama conocerían un gran índice de ventas sería en el de la seguridad privada, de tal modo que aún hoy en día se pueden observar numerosos revólveres Llama de diferentes modelos, sobre todo de 4 pulgadas, al cinto de los guardas de seguridad de las distintas empresas españolas.

Los Llama “Piccolo” serían retirados del servicio en el SVA por el año 2001, cuando todos ellos fueron sustituidos por pistolas H&K USP Compact del calibre 9 mm Parabellum.


Características principales del arma.
Calibre: .38 Especial
Longitud del cañón: 2 pulgadas (5,10 cm).
Peso: 644 gramos
Capacidad: 6 cartuchos.