La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



sábado, 8 de junio de 2019

Apresamiento del pesquero "Gure Leire".


Otra brillante operación del Servicio de Vigilancia Aduanera en la lucha contra el tráfico de drogas. Enhorabuena a todos los participantes.


A continuación la nota oficial de la Agencia Tributaria sobre esta importante operación.



Una embarcación auxiliar del "Fulmar" junto al pesquero "Gure Leire" poco después del abordaje y ya a remolque.

La Agencia Tributaria intercepta un pesquero español con 2.500 kilos de cocaína que se dirigía a Galicia.

Lucha contra el narcotráfico.

Detenidos los siete tripulantes del pesquero ‘Gure Leire’, todos ellos de nacionalidad española.

De manera simultánea al desarrollo del operativo marítimo, se ha procedido al registro de tres domicilios en las localidades vizcaínas de Ondarroa y Berriatua.

La operación, denominada ‘Tiburón’, está dirigida por el Juzgado Central de Instrucción Nº 1 de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Antidroga de la Audiencia Nacional.

3 de junio de 2019.- La Agencia Tributaria ha interceptado a unas 1.000 millas al oeste de Vigo un pesquero de bandera española de nombre ‘Gure Leire’ cuando transportaba 84 fardos de cocaína con un peso aproximado de 2.500 kilos. El pesquero, que tenía Galicia como destino constatado por los investigadores, fue abordado el pasado 27 de mayo por el Buque de Operaciones Especiales ‘Fulmar’ de la Agencia Tributaria y sus siete tripulantes, todos ellos de nacionalidad española, han sido detenidos.


La operación, denominada ‘Tiburón’, está dirigida por el Juzgado Central de Instrucción Nº 1 y la Fiscalía Antidroga de la Audiencia Nacional y tiene su origen en una investigación desarrollada por el Área de Vigilancia Aduanera de Galicia de la Agencia Tributaria, en coordinación con la Subdirección General de Operaciones del Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales y durante el desarrollo del operativo ‘Pascal Atlántico 2019’ de vigilancia aeronaval conjunta entre los servicios aduaneros franceses y españoles.


El pesquero interceptado visto por su aleta de estribor.

En el marco de esta operación se ha contado, además, con la colaboración de las autoridades británicas (NCA) y del Centro de Análisis y Operaciones Marítimas en materia de Narcotráfico (MAOC-N) de Lisboa, además del apoyo del Centro de Inteligencia Contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

Destino Galicia.

La investigación arranca el pasado mes de abril, cuando la Oficina de Inteligencia Marítima de Vigilancia Aduanera en Galicia detecta la entrada del pesquero en el puerto de A Coruña, despertando la sospecha de los funcionarios de Vigilancia Aduanera. A partir de ese momento se inicia una vigilancia sobre la embarcación, que acaba cargando la droga en algún punto del Atlántico Norte.

De acuerdo con la investigación, la droga tenía su origen en Sudamérica y el pesquero se dirigía a las costas gallegas para la descarga. Previamente, un buque nodriza que habría salido de las costas de Surinam habría trasladado la carga al pesquero en un punto acordado, siguiendo así la práctica del transbordo, habitual entre las organizaciones criminales que utilizan la vía marítima para la introducción de estupefacientes en Europa.
Establecido el oportuno dispositivo aeronaval destinado a la interceptación, de forma acordada entre los servicios aduaneros españoles y franceses, el buque ‘Fulmar’ de la Agencia Tributaria localizó el pesquero, una embarcación de 22 metros de eslora sobre la que ya existían sospechas desde hacía varios años por su posible vinculación con organizaciones dedicadas al narcotráfico.

La dotación de presa del ‘Fulmar’, compuesta por funcionarios de operaciones especiales de Vigilancia Aduanera, termina interceptando la embarcación y deteniendo a sus siete tripulantes, todos ellos de nacionalidad española.

Tras localizar la droga en las cámaras frigoríficas de la embarcación, el ‘Fulmar’ inició la travesía hacia el puerto de Vigo en unas condiciones marítimas difíciles que llevaron a la necesidad de remolcar el pesquero a baja velocidad durante varios días por riesgo de hundimiento.

Registros en Vizcaya.

Mientras se desarrollaba el operativo marítimo, personal de Vigilancia Aduanera procedía, bajo autorización judicial, al registro de tres domicilios en las localidades de Ondarroa y Berriatua (Vizcaya).


La embarcación aprehendida, junto con los detenidos y la droga, han sido puestos a disposición judicial para la práctica de las actuaciones a realizar bajo la coordinación del Juzgado Central de Instrucción Nº 1 de la Audiencia Nacional. La operación y las investigaciones continúan abiertas.



Vídeo del abordaje.




domingo, 19 de mayo de 2019

Al sol de Almería.



Helicópteros de Vigilancia Aduanera estacionados bajo la luminosidad típica almeriense, listos para entrar en acción en cualquier momento. La foto se la tenemos que agradecer a mi estimado amigo y asiduo colaborador de este blog,  F.C.R.



miércoles, 15 de mayo de 2019

La campana del "I-4" desafiando al tiempo.



Pues todo un hallazgo histórico en esta foto de mi compañero E.B.S., nada menos que la campana del patrullero de la Clase Inspector “I-4” de la Compañía Arrendataria de Tabacos, que la descubrió en la casa de un amigo suyo en Zumaia. Toda una sorpresa. Su amigo le compró esta campana por lo visto en su día a un gitano en Irún. Si fuera la del Titanic podría dudar de su autenticidad, pero no es el caso, y nada me hace pensar que no sea la auténtica que llevó a bordo este patrullero.

Muchas gracias Enrique, me ha encantado ver esta imagen.


Arriba una imagen del "I-4" que artillado junto al "I-2", navegaron por las agitadas aguas españolas durante la Guerra Civil con la delicada tarea entre otras, de limpiarlas de minas.


En la imagen superior la flecha roja indica el lugar donde iba colocada la campana de estos patrulleros para señales de niebla, maniobras de fondeo, etc.


Y ya puestos, esta última foto pillada sin permiso a mi estimado amigo Vicente Sanahuja de su maravillosa página "Vidamarítima", donde si nos fijamos con atención, podremos ver a la derecha de la imagen una proa que sobresale y que se puede identificar sin duda como la del "I-4", en el que era su atraque habitual en el puerto de Málaga frente al antiguo y precioso edificio de la Aduana, hoy convertido en museo.






martes, 9 de abril de 2019

La última foto de la "HJ-X".


Nuestro compañero Ignacio me ha remitido la que posiblemente será la última foto de la "HJ-X". Aquella lancha que nació gallega, de Vigo, y que se hizo andaluza para acabar así descansando en este prado en tierras de Lepe y cerca del mar.



sábado, 30 de marzo de 2019

El patrullero "Alcatraz" en Málaga.


El patrullero "Alcatraz" de la clase Rodman 101 en la base del SVA en Málaga el 19 de abril de 2016.





sábado, 23 de marzo de 2019

Se nos jubiló "Fede".


El escalafón corre imparable, y compañeros de muchos años con los que hemos compartido tantos buenos, y también como no, a veces malos momentos, se van jubilando. Algunos como “Fede” se echan mucho de menos. Federico González de Canales González fue siempre aquella persona que todo el mundo quería llevar en su tripulación. De esos que aman su trabajo, que llegan al barco y revisan y preparan todos los equipos para las “movidas”, sin que nadie le diga nada, por pura exigencia suya hasta dejarlo todo a son de mar. Profesional como ninguno, prudente, y afable, que jamás recuerdo que tuviera una discusión con nadie. Qué más puedo decir, una bellísima persona con la que he tenido la suerte de trabajar muchos años, compartiendo operaciones y peligros. Recuerdo no pocas anécdotas, y también muy buenos ratos. Como aquellas partidas de ajedrez “multi-nivel” de todos contra todos con las que tanto nos hemos divertido.

No me despido de ti porque afortunadamente nos vemos con frecuencia y si Dios quiere nos seguiremos viendo durante mucho tiempo, pero quería decirte aquí públicamente que has sido un gran compañero y de paso darte las gracias por tu amistad de tantos años. Un abrazo "Fede".




sábado, 9 de marzo de 2019

Recordando a “Gorrete”.


Hace algunas semanas mi amigo Damián me pasó unas fotografías que datan de 1997, cuando el patrullero “Alcaraván-V” estuvo presente en la españolísima ciudad de Melilla con motivo de la celebración del V Centenario de su conquista. También visitaron en esa ocasión las olvidadas Islas Chafarinas y su fuerte de Isabel II. Repasándolas sentí nostalgia al ver esta foto donde aparece mi amigo “Gorrete”.

Diego Augusto García vino al mundo el 28 de julio de 1936, si, tan solo diez días después de que diera comienzo nuestra Guerra Civil, una dura época que curtió a quienes tuvieron que sufrirla. Su vida siempre estuvo ligada al mar, y a su malagueño barrio del Palo. Su piel dura y arrugada escondía a una persona entrañable, buena en toda la extensión de la palabra, incapaz de hacer daño a nadie, y con un extraordinario sentido del humor. Ingresó en el Servicio Especial de Vigilancia Fiscal el día 2 de abril de 1974, y recuerdo vagamente cuando me hablaba de los pailebotes donde navegaba de joven y de uno en particular, el “Cabo Páez”, si mi mala memoria no me falla.

No sé de dónde le vino el mote de “Gorrete” por el que todo el mundo le conocía, pero quiero dejar constancia que era un apodo cariñoso y nada despectivo entre otras cosas porque Diego era una persona muy querida. Un contramaestre de los de antes, de aquellos que habían echado los dientes en un barco, que conocían a la perfección su oficio y de los que hoy en día ya casi no quedan. Siempre te recordaremos amigo.

En España somos muy dados a poner motes a las personas, y la Marina Mercante no podía ser menos. Recuerdo uno muy curioso con el que se conocía a un marinero del “Virgen de África” de la Compañía Trasmediterránea, “Barlovento”. Al principio no sabía el porqué de este apodo, y suponía que le llamaban así por ser alto, fuerte y recio, hasta que pasado el tiempo le creció el pelo y esa melena rubia, rizada e incontrolable, tomó un gran volumen de tal manera que al verlo parecía efectivamente que estuviera a barlovento recibiendo el viento aunque hubiese calma, caí entonces en la cuenta y me moría de risa.

En la compañía MARFLET había un marinero al que apodaban “el Niño Lobo”; imaginaros. El eslabón perdido entre los primates y el neanderthal. Pelos por todo el cuerpo y demás. Por la noche de guardia al timón, con la pobre luz del compás iluminándole desde abajo, daba miedo. Apenas hablaba, y no es que fuera mala persona, es que no daba para más.

Bueno, no quiero dar la paliza con mis batallitas, pero les dejo el último mote porque me hizo mucha gracia en su día: “El Terror de las Hormigas”. Así le llamaban a uno de los parias, borrachines y majaretas que se reunían hace años en la plaza del Cabildo de la marinera Sanlúcar de Barrameda. ¿Porqué?, pues este hombre andaba el pobre de mala manera arrastrando los pies lateralmente, barriendo literalmente por donde pasaba. Que malas ideas tienen algunos.