La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



martes, 25 de diciembre de 2018

Preparando el EC-ESX.


Pocos cuerpos obtienen más rendimientos de sus helicópteros que Vigilancia Aduanera, la dedicación y la osadía de sus tripulaciones les ha hecho famosos y temidos por los traficantes. Pero hoy quiero recordar a unos grandes olvidados, al personal que se esfuerza día a día para que los "molinillos" salgan a volar en las mejores condiciones, a veces solos en una apartada plataforma. Mi respeto y agradecimiento a los imprescindibles mecánicos de vuelo.







Una foto para la historia.


Les dejo aquí una foto histórica, que recoge la primera vez que D. Manuel Corpas invita a unas cañas en su vida. Observen su gesto desencajado al extender el billete, como de no querer soltarlo. 

Sucedió con motivo de una reunión de compañeros de Vigilancia Aduanera, la mayoría ya jubilados como Manolo. Me emocioné tanto que quise inmortalizar este histórico momento, y para dejar constancia también se acompaña justificante de la "convidá", con el fin de convencer a aquellos compañeros más incrédulos. Pueden ver la cara de asombro de Francisco Devesa que estaba justo a su lado. Manolo no es que sea malo, ni tacaño, solo que eso de pagar nunca fue con él, se nos está haciendo mayor.




domingo, 25 de noviembre de 2018

El vapor de la C.A.T. "Eleuterio Delgado".


Buscando información por Internet había visto más de una vez la foto de este vapor, y aunque nunca fui muy espabilado, llamó mi atención porque no parecía un buque de carga, tampoco militar, ni obviamente un pesquero, como si lo eran los que fondeaban próximos a él. Así que pensé que bien pudiera ser un yate privado.

Una vez más mi estimado amigo Vicente Sanahuja me aclaró el asunto, se trataba nada menos que del vapor “Eleuterio Delgado” de la Compañía Arrendataria de Tabacos. Es la diferencia entre un historiador naval, y un aficionado como yo, Vicente vio el nombre del vapor en la fotografía y a partir de ahí investigó. Solo decir en mi descargo que en las fotos de internet no se puede apreciar el nombre del barco por falta de resolución, y en todo caso se me podrá acusar de tacaño por no querer gastar 2,79 euros en la fotografía original.

Gracias a Vicente y a otros amigos, este modesto blog ha alcanzado pequeños triunfos. El rescatar este vapor del olvido es otra pequeña victoria, y una gran satisfacción para este que escribe, amante de la mar y del Servicio al que ha dedicado su vida.


El vaporcito recibió su nombre por D. Eleuterio Delgado Martín, natural de Sangarcía (Segovia), persona de origen humilde, su padre era zapatero, que logró cursar estudios de derecho y acceder al prestigioso cuerpo de abogados del Estado. En 1891 ingresó como letrado en la Compañía Arrendataria del Monopolio de Tabacos de la que más tarde llegó a ser director, consiguiendo al parecer una gran prosperidad para la misma. Como miembro del Partido Liberal en 1906 fue incluso nombrado ministro de Hacienda, dentro de un efímero Gobierno que solo duró un par de semanas.

En las hemerotecas figuran algunas citas sobre este pequeño vapor del servicio de vigilancia de la C.A.T. de los últimos años del siglo XIX, como la que se cita a continuación.

El Correo español 13 de julio de 1899, página 2.  

Dicen de Málaga que entre el crucero Magallanes y el vapor de la Compañía Tabacalera Eleuterio Delgado apresaron anteayer un buque de vela que se dirigía a la costa a todo trapo. El Magallanes tuvo que hacer un disparo para conseguir que el buque detenido hiciera alto. Los tripulantes del último viendo que no podían escapar, arrojaron al agua 1854 kilos de tabaco. El vapor Eleuterio Delgado, que llego primero apresó al barco el cual iba tripulado por ocho hombres, los que fueron puestos a disposición del comandante de Marina.  


En mis tiempos libres seguiré buscando información sobre el Resguardo Marítimo de Hacienda, toda ayuda es bienvenida. Hay buques como el “Marqués de Aldama” o el “Le Radium”, del que aún no tengo ningún dato. Agradezco la totalmente desinteresada ayuda de mi amigo Vicente, y de tantos otros que han puesto su granito de arena.


domingo, 18 de noviembre de 2018

El "YAZMINE" un antiguo desconocido.


Las curiosidades de la vida, hace unos días tropecé en el puerto de Garrucha, Almería, con este viejo desconocido o al menos eso se intentó durante algún tiempo con cierto éxito.

Su nombre es "YAZMINE" y su estado actual lamentable, su casco está totalmente podrido, no sé que querrán hacer con él, espero que no intenten ponerlo a flote.

Hoy ya no es ningún secreto, durante algún tiempo perteneció al S.V.A., y tuvo el honor de ser el primer patrullero de la serie "Cóndor".

Para más curiosidad de la fotografía, la lancha que asoma su proa a la izquierda de la imagen, es con toda seguridad una de las antiguas L.V.R. del Servicio. 



martes, 9 de octubre de 2018

Patrullero "P-126".


Releyendo antiguas publicaciones llegué a esta foto del número 183/184 de la revista Defensa de agosto de 1993, en la que fijas la mirada en el barco grande del fondo, el transporte de ataque "Aragón" de la Armada Española, y no ves sin embargo una pequeña embarcación que está en primer término. Se trata del patrullero "P-126" de nuestra marina de guerra, que anteriormente había pertenecido al Servicio Especial de Vigilancia Fiscal con el nombre de "Roquero". Pero la historia de esta unidad es larga ya que data de la Segunda Guerra Mundial y fue bautizada con el nombre de "Grand Parade". Terminado el conflicto bélico pasó a ser yate privado, y luego famosa lancha contrabandista. Ya le hemos dedicado un artículo en este blog.

Lo importante de esta fotografía es que la muestra en seco en La Carraca en los que serían ya sus últimos días de vida. Otra imagen para la historia del SVA.



lunes, 3 de septiembre de 2018

Curiosidades del "Aviocar".



Dos preciosas fotos de un C212-200 de Vigilancia Aduanera, la superior que quizás estemos más acostumbrados a verla, pero la inferior es muy difícil de conseguir, porque hay que estar allí cuando se realicen tareas de mantenimiento. Podemos apreciar en primer plano la antena de su sistema de radar y la instalación de la torre del sistema FLIR conocida popularmente como "la bola". Las dos instantáneas se las tenemos que agradecer a mi compañero F.C.R., permanente colaborador de este blog.




sábado, 25 de agosto de 2018

Aprehensión del remolcador "Titán tercero" y el pesquero "Siempre Cacharelos".


Otra brillante operación del Vigilancia Aduanera, en su lucha contra la represión del contrabando y el narcotráfico, en esta ocasión en colaboración con la Policía Nacional y otros cuerpos.

El abordaje del remolcador "Titán Tercero" fue llevada a cabo por el B.O.E. "Fulmar" y la del pesquero "Siempre Cacharelos" por el patrullero "Alcotán". Mi enhorabuena a todos los participantes y en especial a los miembros de Vigilancia Aduanera, por estos impecables abordajes que nadie piense que son fáciles.

Las preciosas fotografías que ilustran este pequeño artículo se debe a nuestro compañero J.A.A. que me las ha hecho llegar R.F.O. Gracias a los dos, y mi enhorabuena.




El Buque de Operaciones Especiales "Fulmar" de la AEAT.



La presa del "Fulmar", en esta ocasión el remolcador "Titán Tercero".

Les dejo aquí la crónica de la Voz de Galicia que da cuenta de esta operación.

La Voz de Galicia.

SERXIO GONZÁLEZ, JAVIER ROMERO VILAGARCÍA / LA VOZ 13/08/2018 05:00 H

El Titán III, el remolcador que la semana pasada fue abordado por Vigilancia Aduanera y el Grupo Especial de Operaciones (GEO) del Cuerpo Nacional de Policía, desatando uno de las mayores operativos de los últimos años contra el narcotráfico gallego, navegaba ayer hacia las islas Canarias, adonde debería arribar en cuestión de horas. Superado el destello mediático que supuso la detención y puesta en libertad de Manuel Charlín y de su hijo Melchor, investigados por pertenencia a una organización criminal, llega el momento de tirar de los hilos que la operación Barranca Bermeja pone a disposición de los investigadores. Uno de ellos apunta a la trayectoria de una embarcación que fue construida en un astillero de Gijón en 1972 y conoció dos nombres anteriores (Sertosa Catorce y Zumaia II) antes de abrazar la bandera panameña y servir a los intereses de Pedro Rodríguez, enviado ya a prisión por el titular del juzgado número 4 de Vigo.

Al margen de otras consideraciones, lo cierto es que los cuatro tripulantes del remolcador las han debido de pasar canutas en su última singladura. Las diligencias del caso describen continuos viajes entre la costa africana, Andalucía y Vigo, donde el Titán III tenía su base y llamó hace meses la atención no solo de los Grupos de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado y de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Policía Nacional, sino también de los Equipos contra el Crimen Organizado de la Guardia Civil. La policía tiene claro que Rodríguez ofertaba el Titán al mejor postor. De hecho, en las conversaciones intervenidas él mismo se refiere en diferentes ocasiones a los «otros remolques» que tiene sobre la mesa, para azuzar a los organizadores del alijo.

El remolcador y su patrón entran en la partida en diciembre, cuando Rafael Díez Martínez, también encarcelado, se pone en contacto con Rodríguez. Tres meses después, en marzo, el acuerdo todavía no está cerrado y el hombre se mesa los cabellos, harto de aguardar «Yo tengo al de allá desesperado; claro, está rechazando otras ofertas», le advierte Díez a Luis Manuel Rodríguez Parada, otro de los encausados, que responde a la altura de las circunstancias: «Dile que se aguante un poco, joder».
En abril el asunto está casi hecho y Rodríguez zarpa con su embarcación. Deja Vigo para dirigirse al Estrecho. Sin embargo, una primera avería lo deja tirado en el puerto gaditano de Barbate. Nueve días más tarde se interna en el Atlántico, frente a las costas marroquíes, con rumbo suroeste. La siguiente conversación que el GRECO es capaz de interceptar con respecto al barco es una llamada que el patrón realiza desde un teléfono marroquí, anunciando que regresa a Vigo. Rodríguez mete prisa de nuevo ?«ve haciendo las gestiones [...], tengo más remolques, pero el tuyo, pues me interesa más»? y abandona el puerto de Agadir para arribar al Berbés el 10 de mayo.

A partir de ese momento, las reuniones de los miembros de la trama se multiplican, tanto en Galicia como en otros puntos de la Península. El propio Pedro Rodríguez viaja a Huelva antes de embarcar definitivamente en Vigo, a principios de junio, y dirigirse, una vez más, hacia el sur. Las cosas no le deben de ir muy bien. Está en Senegal, padece una segunda avería y no tiene dinero para combustible. Uno de sus compinches, Díez, viaja personalmente a Huelva para entregarle fondos a la mujer de Rodríguez y que esta se los haga llegar.


La siguiente llamada, el 1 de agosto, es de traca. El remolcador ha cargado 2,7 toneladas de cocaína, más de lo previsto, y urge un cambio de planes. Su última comunicación se remonta al lunes pasado. Anuncia para el jueves su llegada al punto de encuentro, a 80 millas de Arousa. Pero no hay dos sin tres. El Titán se queda sin máquina, a 600 millas de las Azores, lo que precipita la intervención policial. Es la ruina de Rodríguez, de un tal Antonio Rull y de los dos senegaleses que los acompañan.


El "Fulmar" remolcando su presa.


Otra bella imagen de esta operación.


El viejo remolcador "Titán Tercero", esta vez es él el remolcado.


Triste final del otrora "Sertosa Catorce".


Las medidas de seguridad son acorde a la importancia de la intervención.


Funcionarios de distintos organismos colaborando unidos, como debe ser.


El alijo de cocaína expuesto a los medios de prensa.


El "Siempre Cacharelos" al costado del "Alcotán".