La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



sábado, 9 de marzo de 2019

Recordando a “Gorrete”.


Hace algunas semanas mi amigo Damián me pasó unas fotografías que datan de 1997, cuando el patrullero “Alcaraván-V” estuvo presente en la españolísima ciudad de Melilla con motivo de la celebración del V Centenario de su conquista. También visitaron en esa ocasión las olvidadas Islas Chafarinas y su fuerte de Isabel II. Repasándolas sentí nostalgia al ver esta foto donde aparece mi amigo “Gorrete”.

Diego Augusto García vino al mundo el 28 de julio de 1936, si, tan solo diez días después de que diera comienzo nuestra Guerra Civil, una dura época que curtió a quienes tuvieron que sufrirla. Su vida siempre estuvo ligada al mar, y a su malagueño barrio del Palo. Su piel dura y arrugada contenía a una persona entrañable, buena en toda la extensión de la palabra, incapaz de hacer daño a nadie, y con un extraordinario sentido del humor. Ingresó en el Servicio Especial de Vigilancia Fiscal el día 2 de abril de 1974, y recuerdo vagamente cuando me hablaba de los pailebotes donde navegaba de joven y de uno en particular, el “Cabo Páez”, si mi mala memoria no me falla.

No sé de dónde le vino el mote de “Gorrete” por el que todo el mundo le conocía, pero quiero dejar constancia que era un apodo cariñoso y nada despectivo entre otras cosas porque Diego era una persona muy querida. Un contramaestre de los de antes, de aquellos que habían echado los dientes en un barco, que conocían a la perfección su oficio y de los que hoy en día ya casi no quedan. Siempre te recordaremos amigo.

En España somos muy dados a poner motes a las personas, y la Marina Mercante no podía ser menos. Recuerdo uno muy curioso con el que se conocía a un marinero del “Virgen de África” de la Compañía Trasmediterránea, “Barlovento”. Al principio no sabía el porqué de este apodo, y suponía que le llamaban así por ser alto, fuerte y recio, hasta que pasado el tiempo le creció el pelo y esa melena rubia, rizada e incontrolable, tomó un gran volumen de tal manera que al verlo parecía efectivamente que estuviera a barlovento recibiendo el viento aunque hubiese calma, caí entonces en la cuenta y me moría de risa.

En la compañía MARFLET había un marinero al que apodaban “el Niño Lobo”; imaginaros. El eslabón perdido entre los primates y el neanderthal. Pelos por todo el cuerpo y demás. De noche de guardia al timón, con la pobre luz del compás iluminándole desde abajo, daba miedo. Apenas hablaba, y no es que fuera mala persona, es que no daba para más.

Bueno, no quiero dar la paliza con mis batallitas, pero les dejo el último mote porque me hizo mucha gracia en su día: “El Terror de las Hormigas”. Así le llamaban a uno de los parias, borrachines y majaretas que se reunían hace años en la plaza del Cabildo de Sanlúcar de Barrameda. ¿Porqué?, pues este hombre andaba el pobre de mala manera arrastrando los pies lateralmente, barriendo literalmente por donde pasaba. Que malas ideas tienen algunos.




sábado, 23 de febrero de 2019

El EC-KUH bajo la lluvia.


El helicóptero Dauphin EC-KUH de Vigilancia Aduanera un día lluvioso en una base del sur de España, en una foto de mi estimado amigo F.C.R. Los colores grises de un día de mal tiempo, también pueden ser preciosos como demuestra Fernando en esta bonita fotografía.


domingo, 3 de febrero de 2019

Patrullero de la Clase Inspector en Málaga.



En esta antigua fotografía del puerto de Málaga destaca sobre todo en el centro el antiguo silo de cereal, hoy ya inexistente. Cuesta ver un pequeño barco gris a la derecha de la imagen, que justo parece querer reclamar su antiguo atraque, cuando durante muchos años amarraba de puntas en ese lugar frente al edificio de la Aduana. Sin duda es un patrullero de la clase Inspector de la Compañía Arrendataria de Tabacos, puede que en años posteriores a la Guerra Civil y posiblemente todavía formando parte de la Armada Española, ya que a pesar de la poca calidad de la imagen, parece que aún lleva a popa el sistema para el rastreo de minas que se les instaló a estas unidades. 


Como certificado de lo dicho anteriormente, un sello que figura en el reverso de una fotografía del patrullero de la clase Inspector “I-4” donde se puede leer: LANCHA DRAGAMINA (se comieron la “S”). Curiosa también la corona sobre el ancla, que es todavía del modelo usado en la República.






Los faluchos y barquillas del Resguardo de Hacienda en el siglo XX.


En estos días una persona me solicitó colaboración sobre este tipo de embarcaciones al visitar este blog y ver que dedicaba un apartado a estas pequeñas unidades en las que estaba interesado. Como quería incorporar algunos datos y fotografías, decidí actualizar el artículo ya publicado hace tiempo en el blog y así mataba dos pájaros de un tiro ofreciendo a este investigador toda la documentación que tenía al respecto, y publicando a su vez de nuevo el artículo ahora algo más completo, aunque aún falto de datos. Pero es lo que les puedo ofrecer por el momento.

Durante siglos faluchos y barquillas de vela navegaron por las costas de la península y las posesiones de ultramar, aunque ciertamente fueran embarcaciones con una clara vocación mediterránea. Sabemos que el resguardo de rentas dispuso de un gran número de ellas para perseguir el contrabando, pero los datos de los que disponemos por el momento son escasos. En este apartado nos detendremos sobre algunos de ellos que pertenecieron a la flota de Tabacalera y que incluso durarían para navegar con el Servicio Especial de Vigilancia Fiscal durante el siglo XX.

Muchos de ellos, casi todos, procedían de comiso, es decir adquiridos por el resguardo una vez apresados con mercancía de contrabando. Desde luego contarían con una gran ventaja, la de pasar desapercibidos entre otros de igual clase dedicados al comercio o a la pesca.

Lamentablemente no dispongo de una relación exhaustiva de ellos, pero no renuncio a conseguirla algún día. Por el momento les dejo aquí los datos e imágenes de los que dispongo para que así puedan tener una idea aproximada de cómo eran este tipo de embarcaciones.

FALUCHOS.

Falucho "A-I".


La foto anterior está tomada creo que en Alicante el día 12 de enero de 1948, según anotación en el reverso de la foto original. Año de alta: 1925 (C.A.T.). Procedente de comiso, antes se llamaba “Paco Castell”. Año de baja 1953 (T.S.A.). Eslora: 17,10 m. Manga: 6,38 m. Puntal: 2,36 m. Desplazamiento: 45,51 toneladas. Motores: 1 motor Bolinders diesel de cuatro cilindros y 160 HP, y velamen auxiliar, originalmente con aparejo de balandra sin mesana. Velocidad máxima: 8 nudos. Dotación: 1 Patrón, 1 motorista, 4 marineros.

Falucho "A-II".

Sin datos.

Falucho "A-III".


Características tomadas de una foto original, que al parecer fue tomada en Barcelona.
Procedencia de comiso, alta en la C.A.T. Eslora: 11,64 m. Manga: 3,22 m. Puntal: 1,21 m. Desplazamiento: 10,92 TM Propulsión: vela y motor de 30/40 HP Hispano Suiza. (según BOE de 10.11.1956 dos Kelvin de 30 HP). Velocidad: 8 nudos. Dotación: 1 patrón, 1 motorista, y marineros. Subastada el 27 de abril de 1956 (BOE 315), y se encontraba entonces en el varadero de Cardona de Barcelona.



Falucho "A-IV".


En la imagen superior, el falucho "A-IV" en el puerto de Mahón. Año alta: 1916 (C.A.T.). Año baja 1956 (S.E.V.F.). Eslora: 10,74 m. Manga: 3,92 m. Puntal: 1,21 m. Desplazamiento: 10,60 toneladas. Motores: 1 y vela latina. Potencia: Sin datos. Velocidad máxima: Sin datos. Tripulantes: 2. Destino: Mahón. Armamento: Portátil.


Al parecer como otros procedía de comiso y cuando se apreso se llamaba “Alibey”, de bandera panameña.

Falucho “A-V”.

De la Revista Vida Marítima Núm. 681, de 30 de Diciembre de 1920.

Gerona.- Lanchas automóviles.- En los astilleros Mallol, de San Feliú de Guixols, han sido construidas dos lanchas automóviles de alta mar para el Resguardo de la Tabacalera, que llevan por nombre y distintivo "A.V" y "A.VI". Sus motores proceden de la Hispano Suiza y son de 30/40 caballos, lo que les da un andar de 9 a 10 millas. A más del motor, disponen de un aparejo de pailebot de dos palos, fácilmente abatible. Las características de dichas embarcaciones son: eslora, 12 m.; manga, 2,50 m. y puntal 1,25 m.

Falucho "A-VI".


Las mismas características que el falucho “A-V”. La fotografía parece que pueda ser de esta embarcación, aunque no estoy del todo seguro, no obstante debió de tomarse al final de sus días ya desarbolado y en total abandono.

Falucho “A-VII”.


De esta embarcación no dispongo de datos, solo la fotografía que se muestra. Evidentemente el monte que se adivina al fondo es el Peñón de Gibraltar, y por esa posición respecto a “la roca” el falucho se encuentra fondeado en el saco de la bahía junto a la Línea de la Concepción. Sobre la foto se aprecia un sello en el que no cuesta leer “Compañía Arrendataria de Tabacos – Delegación – Algeciras”.

"Alcotán".



En la imagen anterior el "Alcotán" en aguas de Ibiza.

Incluyo en esta lista al “Alcotán”, pues aunque denominado oficialmente como “llaud”, estos son primos hermanos del falucho. Ciertamente no entiendo como la Tabacalera denominaba a estas embarcaciones con el nombre de falucho, porque me vienen a la memoria los faluchos de guerra, embarcaciones de mucho mayor porte que estas y de dos palos. Creo que encuadran mejor en las características del llaud o laud, por sus formas, porte, y vela latina; pero los antiguos seguro que sabían más que nosotros sobre barcos de vela y hay que respetarlo. Sé por otro lado que al menos en Andalucía se llamaba también faluchos a pequeños barcos de pesca de vela latina, en fin lo dejo como está.

Patrullera de 3ª categoría (antes San Javier). Año alta: 1957 (S.E.V.F). Según datos fiables, fue remozado en Junio de 1.957. Año baja: 1962 (S.E.V.F.). Eslora: 10,63 m. Manga: 3,75 m. Puntal: 1,53 m. Desplazamiento: 9,75 toneladas. Motores: 1 Ailsa-Craig nº 8586, de 4 cilindros, daba hasta 1.200 rpm, potencia 40 CV. Vela auxiliar. Una dinamo de 24 voltios acoplada al motor principal. Dos baterías de 12 v. y 130 Amp/hora. Propulsión: 1 hélice. Velocidad máxima: 16nudos. Dos alojamientos, uno para patrón y motorista, y otro para marineros.


BARQUILLAS.

Seguramente el tipo de patrullero más pequeño que haya existido a lo largo de los siglos sea la barquilla. Aquellas embarcaciones denominadas con el diminutivo de barca no destacaban por su desplazamiento, o potencia de fuego, ni siquiera por su velocidad, eran las embarcaciones más modestas de las fuerzas sutiles. Pero también desde estos humildes barcos se podía servir a España.
Valga este breve artículo como homenaje a todos aquellos tripulantes de las barquillas del resguardo marítimo, y como reconocimiento de las duras condiciones en que realizaban su trabajo.

Barquilla "B-1".


Año alta: 1915 (C.A.T.). Año baja: 1953 (S.E.V.F.). Eslora: 9,50 m. Manga: 2,5 m. Puntal: 1,00 m. Desplazamiento: 4,00 toneladas. Un motor y una vela. Potencia: Sin datos. Propulsión: 1 hélice. Velocidad máxima: 8 nudos.

Barquilla "B-2".


Año alta: 1915 (C.A.T.). Año baja: 1957 (S.E.V.F.). Eslora: 9,50 m. Manga: 2,5 m. Puntal: 1,00 m. Desplazamiento: 7,30 toneladas. Motores: 1 motor Bolinders y vela. Potencia: 25 CV. Propulsión: 1 hélice. Velocidad máxima: 8 nudos. Tripulantes: 2. Destino: Algeciras.

Tan solo con echar un vistazo a las fotos de la “B-2” seremos conscientes de que las dotaciones de estas embarcaciones tendrían muy difícil encontrar acomodo en su pequeña cubierta, sin asientos dignos de tal nombre, ni tan siquiera un techo del que guarecerse del sol o de la lluvia.

Agradezco a José Cabalga las imágenes y la información que me ha hecho llegar de la “B-2”, donde él, no sé si decir, que tuvo la suerte o la desgracia de servir durante varios años; pero de todas formas quiero que sepan que recuerda con el mayor orgullo aquella época.

La barquilla “B-2” fue dada de alta en la C.A.T. (Compañía Arrendataria de Tabacos) en el ya lejano año de 1.915. Su eslora era de tan solo 9,5 metros, su manga de 2,5 metros, y su puntal de 1,0 metros. Desplazaba 7,3 toneladas, y su diseño era el típico de las barquillas de la época.


Inicialmente disponía de una vela latina y su mástil estaba inclinado hacia proa, como era habitual en los barcos con ese tipo de aparejo, tal y como se puede comprobar en una de las imágenes que se muestra anteriormente. En otra fotografía más reciente, el palo ya se observa vertical, con una botavara sobre la que seguramente izaría una vela cangreja. Llegó a disponer de un motor Bolinders de 25 caballos, que hacía girar una hélice que la desplazaba a 6 nudos de velocidad de crucero, y a 8 a las máximas revoluciones. Debido a su pequeño tamaño solo disponía de armamento portátil, y por las informaciones de las que poseo en este momento sé que estuvo destinada durante muchos años en la base de Algeciras, aunque no puedo descartar que sirviera también en alguna otra base, habida cuenta que se dio de baja nada menos que en 1.957 cuando ya pertenecía al Servicio Especial de Vigilancia Fiscal, y luego de servir también en la flota de Tabacalera, S.A.

Barquilla "B-3".


Año alta: 1917 (C.A.T.). Año baja: 1940 (T.S.A.). Eslora: 9,50 m. Manga: 2,5 m. Puntal: 1,00 m. Desplazamiento: 7,30 toneladas. Motores: 1 motor Bolinders y vela. Potencia: 25 cv. Propulsión: 1 hélice. Velocidad máxima: 8 nudos.

No muy diferentes de los antiguos escampavías, aunque con menos trapo, eran las barquillas y faluchos de la Compañía Arrendataria de Tabacos, que posteriormente pasarían a servir en el Servicio Especial de Vigilancia de Tabacalera, S.A. tras la Guerra Civil. La imagen adjunta corresponde a la barquilla “B-3”, que fue dada de alta en la C.A.T. en el año 1.917, y de baja en 1.940. Tenía una eslora de 9,50 metros, una manga de 2,5 metros y un puntal de 1,00 metros. Su desplazamiento era de 7,30 toneladas, y parece que fue dotada con posterioridad de un motor Bolinders de 25 CV, con el que podía alcanzar los 8 nudos de velocidad. Creo probable que durante algún tiempo al menos tuviera como base la ciudad de Málaga. Tabacalera mantuvo en servicio no pocas embarcaciones de vela hasta mediados del siglo XX. Yo tuve la suerte de conocer a un tripulante que navegó en este tipo de barcos, el cual me contaba que durante la noche y a falta de otro medio de detección, la única forma de poder localizar a las embarcaciones contrabandistas en la oscuridad era agudizando la vista y el oído. No se me olvidará que sonreía al recordar que una vez detuvieron a un bote con contrabando, tan solo porque uno de sus tripulantes tuvo el descuido de encender un cigarrillo lo cual delató su presencia en la completa oscuridad de la noche.

Barquilla "B-4".


La foto anterior está tomada en Ibiza.

Año alta: 1930 (C.A.T.). Año baja: 1956 (S.E.V.F.). Eslora: 7,62 m. Manga: 2,70 m. Puntal: 0,74 m. Desplazamiento: 3,45 t. Motores: 1 motor Hispano Suiza de 30 HP. Propulsión: 1 hélice también contaba con una vela. Velocidad máxima: 6 nudos. Tripulantes: 2. Subastada por BOE de 27 de abril de 1956, por 7.500 pesetas. Se encontraba entonces fondeada en Alcudia (Mallorca).

Barquilla "B-5".


Año alta: 1915 (C.A.T.). Año baja: 1956 (S.E.V.F.). Eslora: 9,75 m. Manga: 3,46 m. Puntal: 1,30 m. Desplazamiento: 8,40 toneladas. Motores: Un motor Hispano Suiza. Potencia: 40 cv. Propulsión: 1 hélice, y una vela. Velocidad máxima: 6 nudos. Subastada el 27 de Abril de 1.956 en 525 pesetas.

Barquilla "B-6".


La foto anterior de la barquilla "B-6" está tomada en Pollensa. Año alta: 1932 (C.A.T.). Año baja: 1960 (T.S.A.). Eslora: 7,00 m. Manga: 2,40 m. Puntal: 0,70 m. Desplazamiento: 5,7 toneladas. Un motor y vela. Potencia: Sin datos. Propulsión: 1 hélice. Velocidad máxima: 6 nudos. Destino: Vigo y Baleares.

Barquilla “B-7”.


De la barquilla “B-7”, apenas tengo datos, por documentos que poseo puedo afirmar que estuvo en servicio al menos desde 1968 a 1980, y aunque seguramente se diera de alta antes de la primera fecha, su baja no sería mucho después de la segunda. Creo que tuvo su base en algún puerto canario, probablemente en Tenerife. Tenía una eslora de 8 metros y daba una velocidad máxima de 7 nudos. La fotografía superior me la remitió mi estimado amigo Andrés Orden que junto a alguna otra la recogió de la basura, cuando la Inspección General cambió su sede de Manuel Silvela a Llano Castellano. Una verdadera pena tirar a la basura unos documentos seguramente únicos. Nótese la curiosa bandera que enarbola.

Barquilla "B-8".

En la imagen superior la barquilla "B-8" en primer plano, en el muelle pesquero de Algeciras en una foto que debe ser de finales de los años cuarenta, a juzgar por la embarcación que figura a la izquierda, la L.A.S.-13, una antigua embarcación adquirida por la marina republicana para la defensa de puertos durante la Guerra Civil, que mi admirado amigo y gran historiador naval Juan Luís Coello Lillo me ayudó a identificar.

Año alta: 1930 (C.A.T.). Año baja: 1956 (T.S.A.). Eslora: 7,65 m. Manga: 2,70 m. Puntal: 0,74 m. Desplazamiento: 3,45 toneladas. Motores: 1 motor. Potencia: Sin datos. Propulsión: 1 hélice. Velocidad máxima: 6 nudos. Destino: Algeciras.


Barquilla "B-9".


Eslora: 6,15 m. Manga: 2,20 m. Puntal: 0,82. Desplazamiento: 4,5 toneladas. Velocidad: 5 nudos. Propulsión: Un motor Kelvin de 22 HP. Dotación: Una patrón y un motorista. Armamento: Dos pistolas de 9 mm largo. Fecha de alta en S.E.V.F.: 17.12.1968. Procedente de comiso. Fecha de baja: 1.975.


No me atrevo a decir el puerto en el que está tomada esta fotografía, pero la persona que la gobierna es nuestro compañero Emilio Andreu Gilabert, con unos años menos puesto que se jubiló a finales del pasado año. Debería ser Mahón o Bilbao, porque Emilio estuvo destinado en esas dos localidades antes que en Almería, pero lo borroso de la imagen me impide precisarlo.


Finalmente agradecer la colaboración de todas las personas que han puesto su granito de arena para poder elaborar este pequeño artículo, en especial a mi compañero Javier Somavilla que tuvo la sensibilidad de preservar las pocas fotos y datos que quedaban de estas embarcaciones, demostrando la vocación que tiene a su trabajo y a la mar. Gracias.






lunes, 28 de enero de 2019

La última travesía de la "HJ-X".



LA ÚLTIMA TRAVESÍA DE LA “HJ-X”.

Pues todo llega en la vida, y a los barcos les espera al final un chatarrero sin escrúpulos. A la “HJ-X” le llegó también su hora el pasado día 21 de enero de 2019. Me emociono al escribir esta obligada reseña porque navegué en esta lancha y me vienen en estos momentos muchos recuerdos a la cabeza.

Si, podría contar bastantes aventuras pero no quiero aburrirles y me limitaré como espontáneo cronista de la historia del Resguardo de Hacienda, a dejar en unas líneas un resumen de lo que fue la vida de esta embarcación.


Remolcada por el río Piedras.

La “HJ-X” fue la última unidad de una serie de diez lanchas rápidas encargadas por el Servicio de Vigilancia Aduanera a los astilleros RODMAN de Vigo entre los años 1986 y 1988. Pertenecían al modelo RODMAN 46 y tenían una eslora máxima de 14,77 metros, una manga de 3,80 y un puntal de 1,94 metros. El desplazamiento de estas unidades difería ligeramente y en el caso de la “HJ-X era de 15,75 toneladas. Estaban propulsadas por dos fiables motores diesel MWM TBD 234 V12 de 979 CV cada uno, acoplados a dos durísimos hidrojets Riva Calzoni IRC 41 DL. Justamente el hecho de ser las primeras embarcaciones construidas para el S.V.A. con este tipo de propulsores dio lugar a que estas lanchas se conocieran con el nombre de HJ (Hidro Jets) seguido de un número romano del uno al diez. Las primeras unidades de la serie superaban los 50 nudos de velocidad, pero la “HJ-X” más pesada que las anteriores no los alcanzó nunca aunque los rozaba.

Las “hachejotas” supusieron en su día un gran salto en la lucha para la represión del contrabando porque cuando entraron en servicio superaban prácticamente a todas las lanchas de los traficantes de la época. Embarcaciones sumamente espartanas no ofrecían apenas de comodidades para la tripulación y solo la “HJ-X” disponía de un minúsculo aseo porque iba en principio destinada a la base de Ceuta, donde el personal que montaba guardia carecía de instalación alguna en su atraque. Por motivos que no vienen al caso finalmente la “HJ-X” a la postre nunca llegaría a ir destinada a Ceuta ya que en su lugar se decidió a última hora enviar para allá al patrullero “Alca-III” construido por las mismas fechas en Astilleros Viudes de Barcelona. Su base definitiva sería Málaga donde pasaría la mayor parte de su vida operativa hasta que la destinaron a Huelva ya en su última etapa.


Su último atraque.

No me voy a extender más por el momento hablando de estas eficaces lanchas, porque espero a no tardar mucho escribir un artículo sobre esta serie de unidades que marcaron una época. Naturalmente la “HJ-X” realizó numerosos servicios en su vida operativa, pero quiero recordar aquí uno nada habitual y desconocido por el gran público como fue la seguridad del presidente del Gobierno Felipe González cuando residía en sus vacaciones de verano en el Palacio de Doñana y se hacía a la mar en una pequeña lancha deportiva desde la playa del Coto para dedicarse a la práctica de la pesca, a la que era muy aficionado. Un verano se le encomendó a la “HJ-X” esta importante misión, y se situaba para ello a una distancia discreta a fin de no molestar, pero no demasiado lejos para tener tiempo de reacción suficiente ante cualquier amenaza. Un poco más abierto se encontraba un patrullero mayor del S.V.A. para prestar apoyo en caso de necesidad.

Adiós “HJ-X”, cuantas cosas que contar que nadie querrá escuchar y que quedarán entre nosotros. Solo darte las gracias porque fuiste un compañero fiel, nunca nos dejaste tirados ni siquiera en los peores momentos a pesar de exigirte el máximo rendimiento; y siempre nos llevaste de vuelta a casa. Gracias.

Los marinos antiguos creían que los barcos tenían alma o algo así, y yo creo que llevaban razón.

Mi agradecimiento a los compañeros de Huelva que han tenido la gentileza de responder a la petición de remitirme estas históricas últimas fotos de la “HJ-X”.


Hasta sus últimos momentos vieja y sucia, muestra lo bonita que fue.


La noche cae sobre la "HJ-X"


La "HJ-X" al llegar por tierra a Málaga en 1988 con su color gris original.


Así quiero recordar a la "HJ-X" como cuando era dueña de la costa y presta dar a toda máquina.


En este vídeo la última travesía de la "HJ-X" remolcada por el patrullero "Alcatraz" desde Huelva al río Piedras.




sábado, 26 de enero de 2019

Una curiosa bandera.




Curiosa bandera de un buque del Servicio Especial de Vigilancia Fiscal, creo que en sus primeros tiempos, donde el escudo nacional parece que va estampillado y cosido sobre la bandera roja y gualda al igual que las letras SVF. Llama también la atención la disposición de las letras en forma de “V”, y aunque no sé si será muy ortodoxo, tampoco es nuevo en el Resguardo de Hacienda, ya que he visto alguna bandera de la antigua Compañía Arrendataria de Tabacos donde las letras CAT adoptaban la misma disposición.



Las nuevas "Fénix".



Quizás la primera foto de una "Fénix" con motivo de las pruebas previas a su entrega en el lago di Annone.

En el año 2017 Vigilancia Aduanera decidió combatir a los traficantes de la zona del Estrecho con sus mismas armas, por lo que se propuso adquirir dos embarcaciones semirrígidas de alta velocidad. No sería la primera vez que V.A. emplearía embarcaciones semirrígidas, pero si serían las primeras ideadas para operar independientemente. Para ello se eligió el afamado constructor italiano FB Design, especialista en este tipo de embarcaciones de alta velocidad que tiene su sede en Annone Brianza.

El nombre de esta empresa fundada en 1971 proviene de su creador Fabio Buzzi, ingeniero y piloto de embarcaciones offshore. Este fabricante ha ganado con sus diseños numerosos campeonatos y tiene en su haber 56 records mundiales de velocidad en diferentes categorías. Favorecida por esta experiencia FB Design ha desarrollado numerosos modelos de altas características que ha vendido no solo en el sector privado, sino a diferentes organismos públicos de varios países, servicios de guardacostas incluidos.



La elección de esta casa para fabricar dos RIBs (Rigid Inflatable Boats) con destino a la base de Algeciras, no fue caprichosa, muy al contrario sería el resultado de la constatación del buen rendimiento observado en las dos unidades de 34 pies compradas a FB Design por el HM Customs de Gibraltar.


Las dos unidades adquiridas por Vigilancia Aduanera fueron bautizadas con los nombres “Fénix-II” y “Fénix-III”, y nada tienen que ver con el más antiguo patrullero “Fénix” de la clase “Saettia” construido por la E.N. Bazán de San Fernando, y sus hermanos “Alcotán” y “Alcaudón-II”.

Las nuevas “Fénix” pertenecen al modelo FB 39´RIB SF, tienen una eslora máxima de 11,90 metros,  una manga de 3,20 metros y desplazan 4.300 kilos. Están propulsadas por 3 motores fueraborda Yamaha V6 de 300 HP cada uno, que las llevan a superar sin problemas los 60 nudos de velocidad. Están preparadas para admitir incluso fuerabordas de 350 HP de potencia. La gasolina va distribuida en tres tanques de 350 litros cada uno.

Disponen de asientos especiales para cuatro tripulantes, aire acondicionado, un pequeño aseo, incluso una cocina igualmente pequeña acorde a las contenidas dimensiones de la  embarcación. Van dotadas de todos los equipos de navegación necesarios, radar, sistema de visión nocturna por infrarrojos, comunicaciones VHF y satélite INMARSAT.

La aparición de estas unidades ha supuesto un cambio en las operaciones en el Estrecho, pues desde su entrada en servicio, las RIBs de los traficantes tienen dificultades para escapar de las “Fénix” por velocidad. Y se sienten incomodados hasta tal punto que intentaron prenderles fuego de madrugada cuando estaban atracadas en su base de Algeciras, y solo la rápida actuación del vigilante de seguridad impidió que lo consiguieran.


Otra de las ventajas de estas embarcaciones es su escaso calado, que les permite acosar a las lanchas contrabandistas cuando navegan aguas someras próximas a tierra.


Una de estas embarcaciones atracando en Algeciras, detrás de ella numerosas semirrígidas apresadas a los contrabandistas.


En esta fotografía se puede apreciar el escaso calado de la RIB que le hace conseguir la velocidad de planeo en pocos segundos.


Los tres "cabezones" de 300 caballos destacan sobremanera en esta vista desde la aleta de babor.


La "Fénix-II" a punto de volver de nuevo a su medio natural tras una corta estancia en varadero.



Otras de las ventajas de estas lanchas es su escaso francobordo, que le facilita el abordaje de las embarcaciones pequeñas.


Las "Fénix-II" y "Fénix-III" en su atraque de Algeciras.