La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



jueves, 14 de febrero de 2008

Las H.D.M.L. del Servicio Especial de Vigilancia Fiscal.

Las 72ft HDML (Harbour Defence Motor Launch) fueron unas embarcaciones modestas fabricadas en gran cantidad por Inglaterra durante la Segunda Guerra mundial, que jugaron un papel muy importante en el transcurso de la contienda. Construidas totalmente en madera de gran calidad, pues se empleaba la caoba en gran parte de su estructura, estaban destinadas inicialmente a proteger los puertos, estuarios de los ríos, y costa en general contra las incursiones de los submarinos alemanes. Para su misión estas unidades contaban con el recién inventado ASDIC (Anti-Submarine Detection Investigation Comité), el primer modelo de sonar destinado a detectar objetivos bajo el agua; así como cargas de profundidad y diferentes combinaciones de armamento ligero.

Al decir que estas moto-lanchas eran modestas, me refiero a que eran pequeñas, de poca potencia y autonomía, en comparación con las unidades mayores de la Royal Navy, ya que entre otras cosas, para realizar sus misiones destinadas a llevarse a cabo en zonas costeras no requerían más prestaciones. Ahora bien, destacaban por la enorme calidad de las maderas empleadas y la solidez de su construcción en la que los astilleros británicos ganaron una merecida fama, además se consideraban muy marineras, ya que a pesar de su pequeño tamaño se desenvolvían muy bien en el mar. Estaban dotadas de dos motores diesel cuya potencia podía variar por lo general entre 130 y 150 HP, con los que podían desarrollar una velocidad máxima de entre 11 y 12,5 nudos. Según los motores diesel de que dispusiera cada embarcación, su potencia total variaba lógicamente. Seis fueron las marcas de motores que montaron estos patrulleros originalmente: Los dos motores Gardner daban en total 300 hp, los Gleniffer 320 hp, los Gray 330 hp, los Buda Lanova 300 hp, los Thornycroft 260 hp y los Hercules 480 hp (estos últimos solo los montaron unas pocas unidades fabricadas en EEUU). Además contaban con un generador eléctrico Stuart que proporcionaba una tensión de 24 voltios.

Su desplazamiento variaba igualmente entre las 46 y las 54 toneladas, dependiendo de los astilleros donde fuesen construidas, y el equipo que montasen. Hay que hacer constar que durante la guerra se construyeron nada menos que 486 de estas unidades, por lo que no es de extrañar que existiesen algunas pequeñas diferencias entre ellas fruto de la experiencia y de necesidades específicas.

El combustible estaba distribuido en cuatro tanques a proa de la sala de máquinas, con una capacidad total de 1250 galones (5.687 litros) y otro en la misma sala de máquinas de 300 galones (1365 litros). Con ellos disponían de una autonomía aproximada de 1.000 millas náuticas a 12 nudos, ó 2000 a 10 nudos de velocidad. En caso de necesidad podían albergar en cubierta otros 200 galones de combustible. En este punto, y como curiosidad, hay que mencionar que en un afán de extender la autonomía de estos patrulleros, ocho de ellos destinados a operar en el Índico fueron dotados de dos mástiles donde izaban sendas velas.

Las dimensiones del casco eran iguales en todas las unidades, aunque en distintas informaciones referentes a las HDMLs del SEVF se les adjudiquen dimensiones diferentes a unas de otras. Estas diferencias entre las medidas no son muy grandes, y podría deberse a los decimales contemplados a la hora de pasar de pies a metros.

Atendiendo a fuentes de la propia Royal Navy, estas embarcaciones tenían una eslora máxima de 72 pies, una manga de 15 pies, y su calado variaba entre los 4 pies y 6 pulgadas, hasta los 5 pies y 6 pulgadas. Por lo cual y si aplicamos a la pulgada un valor de 2,54 centímetros, nos daría que estas unidades alcanzarían una eslora máxima de 21,94 metros, una manga de 4,57 metros y un calado máximo de 1,67 metros.

Durante la Segunda Guerra Mundial las HDMLs llegaron a montar hasta cañones de 3 libras Mark I, e incluso algunas fueron dotadas de cañones Bofors de 40 mm, aunque la mayoría montaban diferentes combinaciones de cañones Oerlikon de 20 mm y ametralladoras principalmente Lewis y Vickers. En el S.E.V.F. (Servicio especial de Vigilancia Fiscal), al parecer no llegaron a montar armamento fijo.

El S.E.V.F. contó en su flota de patrulleros con al menos tres embarcaciones del tipo británico H.D.M.L., la “Gavilán”, que entró en servicio en 1.956, y el “Halcón” y la “Gerifalte” que lo hicieron en 1.958; todas ellas procedían de comiso. Después de la Segunda Guerra Mundial, las naciones beligerantes dieron de baja un gran número de unidades navales, los contrabandistas encontraron así un gran mercado de todo tipo de embarcaciones potentes y modernas a bajo precio. De esta forma, la mayor parte de los patrulleros más operativos con los que contaría el S.E.V.F. en la posguerra habían sido apresados previamente a los contrabandistas de tabaco principalmente.

La “Gerifalte” estuvo destinada en la base del SEVF de Málaga, y posteriormente en la de Algeciras, compañeros que navegaron en ella comentaban que estaba muy bien cuidada, y alababan la calidad de sus maderas. En 1.970 es seguro que estaba destinada en la base de Cádiz. Según mis informaciones fue dada de baja en 1.979, y acabó en el puerto de Alicante como bar de copas.

La “Gavilán” fue intervenida en 1.955, y entró en servicio en 1.956. Estuvo destinada primero en Cartagena, y desde allí se la trajeron para la base de Málaga junto con el “Albatros-I” dos dotaciones que fueron hasta allí en la “Sacre”. Su propulsión corría a cargo de dos motores Thornycroft de 130 HP cada uno. En 1.970 se sabe oficialmente que se encontraba aún de servicio en la base de Málaga. Fue dada de baja el 17 de Noviembre de 1.972. Posteriormente es adquirida por un tal Devesa, armador que se dedicaba a dar servicio de transporte de provisiones y personal a los buques que fondeaban en la bahía de Málaga. Durante muchos años, hasta principio de los años noventa se la pudo contemplar atracada de puntas junto a sus hermanos los patrulleros de aduanas. Devesa le cambió el nombre bautizándola como "Gavilán Azul", añadiéndole a su antiguo nombre que aún figuraba en las amuras otra pequeña metopa debajo con la palabra "Azul". Posteriormente estuvo trabajando en Puerto Banús dando paseos a los turistas, para acabar como se puede ver por la foto de mi amigo Christian de 1.997; el mismo me comentó que según sus informaciones, finalmente la “Gavilán” se hundió en el año 2.004 cuando navegaba por el mar de Alborán. Curiosa vida, cuyo relato espero ampliar más adelante.

La M/L”Halcón” fue intervenida en 1.957, y puesta en servicio para el SEVF en 1.958. Estaba propulsada por dos motores Gray Marine de 165 HP de potencia unitaria. Según mis informaciones, estuvo destinada en la base de Algeciras, para una vez dada de baja perderle la pista en Baleares siendo un yate privado. Desconozco exactamente su fecha de baja en el SEVF, pero en 1.970 ya no se encontraba activa.

Estas embarcaciones eran también denominadas por los ingleses con el apelativo genérico ML, acrónimo de Motor Launch, traducido al español como lancha a motor o simplemente moto-lancha. Esta costumbre fue adoptada por el SEVF, de tal forma que aún en los años ochenta siendo ya S.V.A. era normal todavía anteponer al nombre de sus patrulleros las siglas “M/L”.

Quiero agradecer a mi amigo Christian, un experto en estos temas, la inestimable ayuda que me ha prestado para poder realizar este pequeño artículo en reconocimiento a estos patrulleros y a las dotaciones que los tripularon.










No hay comentarios: