La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



viernes, 20 de febrero de 2009

Los cañones de 20 mm del S.E.V.F.

El arma principal de los patrulleros del Servicio Especial de Vigilancia Fiscal durante tres décadas fue el cañón de 20 mm. Para estudiar los diferentes modelos empleados, nos encontramos como de costumbre con la falta de datos y publicaciones al respecto. No obstante, quiero al menos esbozar este tema dentro del apartado de este blog dedicado al armamento usado por los buques del Resguardo de Rentas a lo largo de su historia.

Tenemos por otro lado la suerte de que no son muchos los modelos de cañones automáticos de 20 mm fabricados en el siglo XX, o al menos aquellos que lo fueron en grandes cantidades. Tengo constancia escrita de que ya durante la Guerra Civil Española algunos buques de Tabacalera fueron armados con cañones Oerlikon de 20 milímetros, aunque esto espero tratarlo en otro artículo dedicado a la Guerra Civil.
Bajo el nombre genérico de Oerlikon se fabricaron numerosos modelos de cañones de varias versiones y épocas que usaban diferentes tipos de municiones.

Así como los principales cañones de 20 mm usados por los aliados durante la Segunda Guerra Mundial fueron los modelos de Oerlikon e Hispano Suiza, los alemanes por su parte, como veremos más adelante, comenzaron la contienda igualmente usando versiones del Oerlikon, que pronto sustituirían por los derivados de estos diseñados por Rheinmetall y Mauser principalmente construidos en grandes cantidades.

No es mi intención hacer a continuación un estudio exhaustivo de todos los cañones de 20 mm fabricados a nivel mundial, si no solo de aquellos que estimo pudieran haber dotado a los patrulleros de Hacienda.

Imagen de uno de los primeros cañones para aviones "Becker", pequeño y potente, toda una revolución.


El origen, el cañón Becker de 20 mm.

Durante la Primera Guerra Mundial el alemán Reinhold Becker desarrolló un cañon de 20 mm, que usaba la munición 20x70RB y que disparaba con una cadencia de 300 disparos por minuto. De tamaño muy contenido, fue usado por algunos aviones y en montajes antiaéreos, conociéndose popularmente como cañón “Becker” y resultando ser un arma potente y fiable. Alemania empleó profusamente este arma durante la Primera Guerra Mundial y sus efectos como puede suponerse, serían devastadores al impactar contra los aeroplanos de la época cuyo fuselaje estaba compuesto principalmente por madera y lona pintada. Se calcula que durante la Primera Guerra Mundial los alemanes llegaron a producir 539 unidades del cañón Becker de 20 mm, de los que la mayor parte llegaron a manos aliadas tras la rendición de Alemania.

Debido a las restricciones de limitación de armamento impuesta a los alemanes tras la Primera Guerra Mundial por el Tratado de Versalles, en 1.921 el germano Emil Becker transfiere la patente de su cañón de 20 mm a la casa suiza Maschinenbau AG Seebach (SEMAG) localizada en Zurich-Oerlikon (posiblemente como única forma de poder seguir el desarrollo de esta pieza sin la intervención de los aliados).



Un Oerlikon S montado en la caja de un camión durante la Guerra Civil Española. La pieza es idéntica a la usada por la "Milano".


El cañón Oerlikon.

En 1.924 el jefe de proyectos de SEMAG (Seebach Machinenbau Aktien Gesellschaft), el ingeniero Fritz Hirt, declara la bancarrota de la empresa como una forma de apartar el nombre de Emil Becker de futuros desarrollos, y se transfiere la patente del cañón automático a Magdeburg Werkzeugmaschinenfabrik AG, firmando el director de esta empresa Hans Lauf un acuerdo de desarrollo con el ejército alemán. Finalmente ese mismo año Lauf transferiría el desarrollo y producción a su compañía Werkzeugmaschinenfabrik Oerlikon (WO) cerca de Zurich-Oerlikon. Oerlikon perfeccionaría el cañón base Becker-SEMAG, consiguiendo modelos cada vez más potentes y con mayor cadencia de tiro. El primer director de esta compañía sería Emil Georg Bührle el cual mantuvo este puesto desde 1924 hasta 1956. Este cañón fue exportado en grandes cantidades a Alemania, Inglaterra, Italia y otros países, para emplearlo en todo tipo de misiones, antitanque, antiaéreo, a bordo de buques y aeronaves. (Del libro Switzerland, Nacional Socialism and the Second World War).




Un Flak 28 alemán de la II Guerra Mundial en la costa holandesa.

El más pequeño de los Oerlikon fue el modelo “FF” que utilizaba aún el cartucho original del Becker, es decir el 20x70RB, y que más tarde sería modificado para emplear el cartucho más potente de 20x72RB. La denominación de “FF” es el acrónimo de Fluegelfest, literalmente “ala-montaje”, o lo que es lo mismo, estos cañones estaban diseñados para ser montados en el interior de las alas de los aviones de combate.

El “FF” se llegaría a fabricar en Japón con la denominación local de Type 99 Model 1, e igualmente alguna versión modificada vería la luz en Alemania en los talleres de la compañía Ikaria con la denominación MG FF usando el cartucho 20x80RB. Los desarrollos alemanes de este modelo se conocerían con la denominación militar de 2 cm Flak 28 y Flak 29 (Flak es el acrónimo de cañón antiaéreo en alemán).



El Flak 29 alemán, basicamente un Oerlikon FF.

Oerlikon diseñaría posteriormente la versión FFL, mecánicamente similar a la FF, pero que usaría la munición 20x100RB para obtener una mayor velocidad inicial. A esta le seguiría la versión S que disparaba el cartucho 20x110RB, que sería mejorada con el modelo Oerlikon FFS, de menos peso que la anterior y que podía disparar 470 proyectiles por minuto. La versión SS basada en el Oerlikon S, se convertiría en el cañón de 20 mm antiaéreo estándar de las fuerzas aliadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Durante la Guerra Civil española las fuerzas republicanas se hicieron con un centenar de ejemplares, algunos de los cuales, fueron instalados en buques de guerra. El ejército de nacional también dispuso de esta arma aunque en un número indeterminado, efectuando su compra entre 1937-38.



Oerlikon FF usado profusamente por los aliados en la II Guerra Mundial y durante muchos años después en servicio en nunerosas armadas, incluso en la española.

El Oerlikon disponía de un sistema de accionamiento por gases, asistido por los muelles recuperadores dispuestos alrededor del tubo. Esta excelente arma, de moderno diseño y gran ligereza, podía disparar proyectiles perforantes o explosivos mediante un cargador cilíndrico de 60 cartuchos o uno de 20 tipo petaca.

Los Hispano-Suiza.

La Hispano Suiza fue otra de las empresas que comenzaría a fabricar cañones de 20 mm en el período entreguerras basados en los Oerlikon FFS, desarrollando los HS Type 7 y Type 9.

La fábrica de automóviles Hispano-Suiza se fundó en Barcelona en 1904, y con el tiempo se convertiría en la empresa española más importante que jamás haya existido. Los productos Hispano-Suiza ganaron fama internacional, fabricando automóviles, camiones, motores de aviación, aviones, cañones, etc., todos ellos de una alta calidad. Valga como ejemplo, que el avión SPAD XIII que derribó al más famoso as de la aviación alemana durante la Primera Guerra Mundial, Manfred von Richthofen, el “Baron Rojo”, estaba propulsado como muchos otros de la época por un motor Hispano-Suiza.

En el año 1923 se constituyó en Francia su filial, la “Societé Française Hispano Suiza, S.A.”.

Los cañones de la Hispano Suiza tendrían un gran éxito, pues serían adoptados por su ligereza y fiabilidad por varias fuerzas aéreas, pero sobre todo sería la R.A.F., la Real Fuerza Aérea británica la que con más firmeza apostaría por este modelo de cañón. Los cañones HS 404 de 20 mm y sus posteriores desarrollos de la Hispano Suiza formarían parte del armamento principal de los más prestigiosos aviones de combate ingleses de la Segunda Guerra Mundial, Bristol Beaufighter, Hawker Hurricane y Tempest, Supermarine Spitfire, etc. Estas piezas les daban una considerable ventaja sobre los primeros cazas alemanes debido a su mayor alcance frente a las ametralladoras, y suponían un contundente argumento a la hora de batir objetivos terrestres.



El famoso Hispano Suiza HS-404, utilizado por numerosos aviones aliados durante la II GM.


Exhibición de un Oerlikon FF.


Los cañones alemanes.

A requerimiento de la Kriegsmarine (marina de guerra alemana) la casa Rheinmetall diseñó un cañón antiaéreo de 20 mm que denominó Flak 30 (Fliegerabwehrkanone 30) y que empleaba la munición 20x138, la más potente que nunca había existido en ese calibre. Por otro lado su cadencia de tiro era de tan solo 120 proyectiles por minutos, muy escasa para este tipo de piezas. Del mismo modo su alimentación era solo a base de cargadores de 20 cartuchos.

El Flak 30 sería mejorado posteriormente por el modelo Flak 38, menos pesado y con una mayor cadencia de tiro de 220 disparos por minuto. La alimentación seguía siendo a base de cargadores de 20 cartuchos de 20x138, pero los alemanes suplían esta carencia en caso de necesidad con montajes cuádruples de esta pieza, conocidos con el nombre de Flakvierling 38.



Plano de un cañón Flak 30 alemán.







Marinos alemanes realizando un ejercicio de tiro con un Flak 38. Obsérvese que el pedestal es prácticamente idéntico a los usados por el SEVF.



Los cañones usados por el Servicio Especial de Vigilancia Fiscal.


A falta de otros documentos, la única forma de la que disponía para poder identificar los piezas usadas por el S.E.V.F., era a partir de las escasas fotografías de los patrulleros en las que eran visibles sus cañones de 20 mm.

Así, gracias a unas fotografías enviadas por José Cabalga del patrullero “Milano”, y a pesar de no verse la pieza en primer plano, estimo que dicho patrullero estuvo armado con un cañón Oerlikon del modelo “S”. Ignoro la procedencia del mismo, pero no es de extrañar que fuese alguno de los recibidos durante la Guerra Civil Española, posteriormente conservado en los almacenes de la Armada. Desconozco igualmente si nuestra Marina de Guerra dotó a otro buque más del S.E.V.F. con una pieza de este tipo.






En primer plano el ayudante de patrón Fernando Estévez, detrás la "Milano" con su Oerlikon "S", en el muelle de Isla Verde de Algeciras.

El resto de los cañones que se pueden observar en las fotos de las que dispongo, parecen pertenecer todos al mismo modelo, y he de reconocer me ha costado bastante poder determinar su procedencia.

En un primer momento, me pareció claro que esos cañones eran del tipo alemán Flak 30, seguramente de aquellos que sirvieron durante la Guerra Civil. Tengo algunas imágenes en las que se puede apreciar claramente que el pedestal del montaje es aparentemente idéntico al usado por los Flak 30 instalados a bordo de buques, y por otro lado el arma es muy similar al cañón a alemán. Sin embargo los compañeros más veteranos del SVA se referían a ellos como los Hispano Suiza.







Personal a bordo de la "Milano", tras ellos su cañón Oerlikon "S".

Me encontraba perdido, a mi me parecían del modelo Flak 30, pero la gente se refería a ellos como “los Hispanos”.

Cuando dispuse de alguna fotografía más clara, pude observar que efectivamente el freno de boca de la pieza era muy parecido a los usados en algunos modelos de la Hispano Suiza, pero la caña y el cuerpo del arma se parecían a la pieza alemana. Incluso la alimentación era a base de cargadores de petacas introducidos por la parte izquierda como los alemanes, y no por la superior como en los modelos Oerlikon e Hispano Suiza.







Marinos alemanes apuntando un cañón Oerlikon S.

En definitiva, tenía ante mí un cañón que utilizaba un freno de boca Hispano, pero por todo lo demás se parecía enormemente a un Flak 30 alemán. Me puse a buscar entonces en un libro de mi admirado Juan Luís Coello Lillo, uno de los más prestigiosos historiadores navales que ha dado este país, “Buques de la Armada Española, los Años de la Postguerra”, y encontré un modelo de cañón que estuvo en servicio en algunos buques de la Armada, introducido en los años cincuenta, el Hispano Suiza modelo 804.







Condecoración del marinero Francisco León en 1963, junto al cañón Hispano-Suiza 804.

Como no encontraba otra información sobre esta pieza, salvo que se instaló en algunos aviones españoles y argentinos, para intentar averiguar algo más y su posible utilización por el S.E.V.F., me puse en contacto con mi maestro y amigo Juan Luís Coello Lillo, que con la amabilidad que le caracteriza me remitió la siguiente información:

" Sobre el cañón HS 804, se trata de un derivado del anterior modelo 404, y con operación, como éste, por toma de gases. El modelo 804 fue adoptado por el Ejército suizo a mediados de los años cuarenta, difundiéndose su uso en otros países poco a poco, tanto como pieza antiaérea como cañón de aviación, uso este último que había hecho de su antecesor 404 una pieza muy conocida y difundida desde mediados de los años treinta (el 404 fue fabricado bajo licencia durante la SGM por Gran Bretaña y los EEUU).

En España el principal utilizador del modelo 804 fue el Ejército del Aire, tanto en los "Buchones" (las versiones del Messerschmitt Me 109 fabricado por la Hispano Aviación) como para la defensa de aeródromos, sobre afustes sencillos o dobles (éstos últimos diseñados y fabricados por CETME). Además, tanto el Ejército del Aire como el Ejército de Tierra contaron también con bastantes piezas del modelo 404, unas pocas procedentes de capturas hechas al final de la guerra civil al bando republicano y un buen lote (165 piezas y sus municiones) que se obtuvieron al recalar en España en julio de 1940 por averías el vapor francés "San Diego", con un cargamento destinado al Marruecos francés pero que terminaría siendo incautado por las autoridades españolas. En nuestro país se fabricaron (por la Fábrica de Armas de Oviedo, creo) montajes para ellos de varios tipos, incluido uno de pedestal o columna, muy similar al del Rheinmetall de 20 mm C/30.

Sobre el empleo del HS 804 en la Armada, carezco de información aparte de lo ya publicado en mis obras. Imagino como más probable que se tratase de un pequeño lote de piezas adquirido en los años sesenta, aprovechando la bonanza económica de aquellos años, y cuando ya no tenía sentido seguir fabricando los Rheinmetall de 37 y 20 mm, por haber quedado anticuados. Eso sí, como cada uno de los tres ministerios militares españoles de la época tenían su propia política de compras de material, supongo que las piezas adquiridas por la Armada no tienen nada que ver con las compras hechas por el Ejército del Aire.

El HS 804 era un arma de 20 mm y 80 calibres de longitud de ánima, con 9 rayas en sentido dextrorsum. Pesaba 43 kg (324,5 kg en total con el montaje modelo 625). Disparaba cartuchos de 20x110 mm y 250 gramos de peso, con velocidad inicial de 880 m/s y cadencia máxima teórica de 570/700 disparos por minuto, con sectores de tiro vertical de -5º a +83º, y horizontal de 360º ".







Mi querido amigo Andrés Bravo realiza el mantenimiento del Hispano-Suiza del patrullero "Sacre". Hoy su avanzada edad le impide acordarse de más detalles. El afuste del arma parece idéntico al del Flak 30 alemán fabricado por Rheinmetall.


Sin tener una seguridad absoluta, creo muy probable por lo expuesto anteriormente, que los cañones de 20 mm usados por los patrulleros mayores del S.E.V.F. pertenecieran al modelo HS 804.

Según el “Naval Institute Guide to World Naval Weapons Systems, 1997-1998”, el Hispano Suiza 804 fue producido además en el Reino Unido por BMARC (British Manufacture and Research Corporation) con la denominación A41A, y en Yugoeslavia como modelo M55.




La "Sacre" en el puerto de Ceuta muestra su cañón HS 804.

En el año 1.972 la empresa Oerlikon adquirió finalmente la Hispano Suiza, y continuó fabricando el cañón Hispano Suiza 820, sucesor del modelo 804, con el nombre de KAD, que utilizaba una munición aún más potente, la de 20 x 138 mm.




El patrullero "Albatros" procediendo a reconocer un yate en 1974. En su proa el omnipresente HS 804.

La Armada Española sustituiría en los ochenta todos los cañones de 20 mm del SEVF por otra gran arma, aunque menos potente, la ametralladora Browning de 12.7 mm, a la que más adelante dedicaremos un apartado.

Mencionar por último, que durante algún tiempo el Buque de Operaciones Especiales “Petrel” dispuso de un cañón Oerlikon GAM-B01 de 20 mm, procedente al parecer de los patrulleros tipo “Lazaga” que fueron dados de baja.




Borrosa foto del HS 804 del patrullero "Gavilán".

Siento haberme extendido tanto, pero quería poner de manifiesto mis suposiciones a la hora de identificar estas armas, a falta de documentos oficiales.






El último diseño de la Hispano-Suiza, el cañón HS-820.

Quiero agradecer finalmente su participación a todos cuantos han colaborado para hacer posible este pequeño artículo, y en especial su ayuda a D. Juan Luís Coello Lillo, todo un honor para este humilde blog.