La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



sábado, 13 de junio de 2009

Las pateras.



Los contrabandistas marroquíes encontraron en la típica patera norteafricana un eficaz medio de transporte para comerciar con diversos tipos de mercancías y como no, para introducir en el sur de España el hachís producido en Marruecos. La patera era una embarcación fácil de construir localmente y barata. Su propulsión con el tiempo se generalizaría a base de excelentes motores fueraborda de 40 ó 60 caballos de la marca Yamaha.
Las pateras marroquíes usadas tradicionalmente en la pesca, son embarcaciones muy bien construidas, con numerosos refuerzos que la hacen muy resistente. En los años noventa, no obstante, se apresaban a veces pateras toscamente construidas, para ahorrar tiempo y dinero, a las que solo se les exigía realizar el viaje de ida. Una vez en la costa española se recuperaba el fueraborda y se dejaba la patera abandonada en la playa, o bien se le provocaba una vía de agua y era empujada mar adentro.






La patera típica de finales del siglo XX, tenía una eslora de unos seis metros, y una capacidad de carga asombrosa. Podía transportar sin problemas entorno a mil kilos de droga, y hasta treinta personas, aunque esto último era extremadamente peligroso pues el francobordo quedaba reducido al mínimo, y aunque cruzaban en días de calma, cualquier oleaje provocado por un mercante de los muchos que transitan diariamente por el Estrecho podía hacer zozobrar la embarcación.
Su casco de fondo plano la hacía ideal para varar en las playas, y aunque esta característica puede hacer pensar en un principio que no sería muy marinera, la verdad es que se han visto pateras navegando incluso con mar gruesa. En este punto también debemos mencionar igualmente que no son pocas las que desaparecieron en su intento de cruzar el Estrecho de Gibraltar.





La patera típica empleada para el tráfico de drogas, solía pintarse de color azul o gris, para hacer más difícil el localizarla visualmente. Detectarla por radar tampoco era tarea fácil, por lo que hay que concluir que resultaban ser unas embarcaciones muy discretas y podían además acercarse a costa sin apenas hacer ruido, ya que su fueraborda a pocas revoluciones apenas se escuchaba.
La tripulación habitual de una patera solía ser de tres personas: patrón, ayudante, y un garantía u hombre de confianza del dueño de la mercancía.
Las pateras serían sustituidas a final del siglo XX por las embarcaciones neumáticas (“gomas” en el argot), aunque de tarde en tarde aún se puede ver alguna.





Son pocas las pateras que he fotografiado en mi vida, seguramente porque son embarcaciones que no me llamaron mucho la atención por su simpleza. La que figura en la imagen anterior sin embargo nos causó impresión en el año 1986, ya que a bordo de la misma navegaban nada menos que 25 marroquíes. Había sido detenida por el entonces flamante patrullero “HJ-III” del S.V.A. con base en Ceuta, el día 25 de Noviembre de 1986, convirtiéndose así en la primera patera con inmigrantes de la historia interceptada cuando pretendía llegar a las costas españolas. A partir de esa fecha se apresarían muchas otras sobrecargadas de personas, de las cuales no pocas se dejarían su vida en las aguas del Estrecho en su desesperado intento de llegar a las playas de la península.
La foto está tomada en el muelle pesquero de Ceuta, junto a la antigua base del S.V.A., al fondo el Monte Hacho.






En la imagen anterior se observa una patera que se ha deshecho ya de su mercancía, y como uno de sus tripulantes aguanta estoicamente un remo inhiesto, como única “arma antiaérea” para librarse del acoso del helicóptero del S.V.A.
Las embarcaciones descubiertas por los helicópteros saben que estos les entorpecerán todo lo posible, y que darán aviso a las unidades navales próximas, que acudirán a toda velocidad a la zona. Por eso la mayoría opta por arrojar al mar su mercancía y poner rumbo a la costa africana a toda máquina.







Las tres últimas imágenes están captadas desde un helicóptero del Servicio, y muestran como una patera al verse sorprendida se deshace de su carga, y finalmente toma a demasiada velocidad una ola en su precipitada huida, saliendo prácticamente volando. Realmente espectacular.





Doy las gracias de nuevo a nuestro amigo J.L.I. por facilitarnos estas interesantes fotografías.

2 comentarios:

aduanero dijo...

Impresionantes imagenes nunca vistas... espero que nos sigas deleitando con este tipo de imágenes tan poco conocidas, magnifica labor informativa, un saludo.

JMMS dijo...

Hola Aduanero, muchas gracias por tus comentarios. Tengo mucho material que exponer, solo estoy empezando, pero lamentablemente dispongo de muy poco para dedicarle al blog.
Con la ayuda de todos espero dar a conocer un poco más el Sercvicio.
Saludos.