La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



sábado, 2 de octubre de 2010

Persiguiendo una "goma".


El motivo principal de este blog, es el de dar a conocer la labor del Servicio de Vigilancia Aduanera. La represión del contrabando es un trabajo que solo llega al ciudadano a través de los medios de prensa cuando las actuaciones son extraordinarias.

Pero en el día a día de los hombres del SVA se realizan numerosos servicios que no son menos espectaculares ni arriesgados, aunque que no lleguen al gran público y ni tan siquiera sean contemplados en las estadísticas.

Un ejemplo de ello es el caso que hoy quiero contar apoyado en las impactantes fotos de mi amigo F.J.V.R.

Aparte de la droga incautada, una cantidad mayor si cabe de estupefacientes no consigue llegar a su destino final, interceptada por los medios del SVA. Es decir, cuando por cualquier motivo, no se puede conseguir la detención de la embarcación contrabandista y de los traficantes, se hace todo lo posible (y más) para que los mismos arrojen su mercancía al mar. De esta forma la misma se destruirá, y no podrá ser introducida en España.

La primera imagen nos da una idea de como es el avistamiento de una lancha neumática contrabandista navegando a alta velocidad, desde una aeronave del SVA. Apenas "una raya en el agua".





En la segunda fotografía ya muy cerca de la embarcación, la tripulación del helicóptero puede observar perfectamente que la neumática va cargada, y procede a darle el alto con las señales acústicas y luminosas, que habitualmente los contrabandistas desobedecen.






En las imágenes siguientes el helicóptero se aproxima al máximo a la neumática para entorpecer su navegación (en algunos casos los funcionarios han saltado al abordaje desde la misma aeronave).

Los traficantes se intentan proteger del torrente de agua que les llega por todos lados, originado por las palas del helicóptero y comienzan a arrojar los fardos de droga al mar.











En la última imagen se puede contemplar, ya de noche, a los tripulantes de la embarcación contrabandista exhaustos, y la ausencia de droga a bordo. Misión cumplida, los traficantes no han podido cumplir su objetivo y se retiran rumbo a Marruecos.





De igual forma los patrulleros del SVA intentan dar caza a las embarcaciones contrabandistas, y si no es posible abordarlas, habitualmente no se interrumpe la persecución hasta que no arrojan su mercancía.
 
Quiero dar las gracias de nuevo a mi amigo Paco por su generosidad al compartir estas estupendas imágenes que no abundan, aunque sean tan familiares para nosotros.

1 comentario:

aduanero dijo...

Una vez más, IMPRESIONANTE. ¿Pero los helicópteros tienen luces y sirena?