La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



lunes, 27 de noviembre de 2017

Patrullero "Colimbo-II" en el Estrecho.


Creo que esta bonita fotografía de mi amigo F.J.V.R. retrata, nunca mejor dicho, una escena del trabajo diario de los funcionarios destinados en la zona del  Estrecho de Gibraltar. Podemos ver en ella como los tripulantes del patrullero “Colimbo-II” tratan de recuperar del mar unos fardos de droga arrojados por la embarcación neumática que figura a su costado.

Un “chollo” porque la acción sucede a mediados de julio pasado, y durante el día. Y es que la mayor parte de los servicios se desarrollan de noche, cuando los contrabandistas muestran más actividad. Y si es en invierno y con mal tiempo, pues de lo más normal.

Estos mal pagados funcionarios de primera línea se dejan su salud en esas aguas, y muchas veces luego son criticados por ciudadanos ignorantes cuando ven alijar en las playas de la Atunara a los contrabandistas a plena luz del día con total impunidad.

Los funcionarios no pueden hacer más, necesitan refuerzos y mejores medios materiales. No se da abasto ante el incesante tráfico de drogas en el Estrecho. A ver si de una puñetera vez se da cuenta el Gobierno.


No hay comentarios: