La finalidad de este blog no oficial, es intentar recuperar del olvido la historia del Servicio Marítimo de Vigilancia Aduanera. En memoria de todos aquellos que desde este pequeño, pero importante cuerpo, sirvieron a España a lo largo de siglos.
Este blog no pretende ser ningún foro de discusión, solo un punto de encuentro para los amantes de la historia naval en general, y del resguardo de rentas en particular. Está abierto a todo aquel que desee aportar artículos, datos e imágenes sobre los temas que aquí se tratan.

Correo de contacto: svahistoria@hotmail.com


Todos los textos, fotos, y dibujos tienen su copyright, solo se permite su descarga para uso privado, para poder publicarlas en otro medio de difusión pública con carácter lucrativo deberá tener el consentimiento del autor de forma expresa.

Unofficial blog about the history of the Spanish Customs Maritime Service.



jueves, 4 de septiembre de 2008

La barquilla "B-3" de la CAT.


No muy diferentes de los antiguos escampavías eran las barquillas y faluchos de la Compañía Arrendataria de Tabacos, que posteriormente pasarían a servir en el Servicio Especial de Vigilancia de Tabacalera, S.A. tras la Guerra Civil.
La imagen adjunta corresponde a la barquilla “B-3”, que fue dada de alta en la C.A.T. en el año 1.917, y de baja en 1.940.
Tenía una eslora de 9,50 metros, una manga de 2,5 metros y un puntal de 1,00 metros. Su desplazamiento era de 7,30 toneladas, y parece que fue dotada con posterioridad de un motor Bolinders de 25 CV, con el que podía alcanzar los 8 nudos de velocidad. Creo probable que durante algún tiempo al menos tuviera como base la ciudad de Málaga.
Tabacalera mantuvo en servicio no pocas embarcaciones de vela hasta mediados del siglo XX. Yo tuve la suerte de conocer a un tripulante que navegó en este tipo de barcos, el cual me contaba que durante la noche y a falta de otro medio de detección, la única forma de poder localizar a las embarcaciones contrabandistas en la oscuridad era agudizando la vista y el oído. No se me olvidará que sonreía al recordar que una vez detuvieron a un bote con contrabando, tan solo porque uno de sus tripulantes tuvo el descuido de encender un cigarrillo lo cual delató su presencia en la oscuridad de la noche.
Para más adelante queda un artículo sobre barquillas y faluchos de la CAT.

No hay comentarios: